El Ejército Azul: la organización terrorista del PAN (investigación de Contralínea (1970-1996))

Realidades.- El Partido Acción Nacional (PAN) auspició –en la década de 1970– un grupo clandestino ultraderechista y violento que, al menos hasta 1996, seguía operando. Documentos secretos de inteligencia naval revelan por primera vez la existencia del Ejército Azul, una organización terrorista con vínculos con el narcotráfico, la estadunidense Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) y entrenamiento en Miami y Los Ángeles, Estados Unidos; Berlín, Alemania, y Tel Aviv, Israel.

Los archivos de inteligencia naval sobre la Guerra Sucia, obtenidos por Contralínea, muestran que esta organización fue aliada informal del Estado mexicano. Los documentos señalan que el Ejército Azul tuvo una “participación para frenar el avance revolucionario en Latinoamérica”. Incluso colaboró, con dinero y combatientes, con la contrarrevolución de Nicaragua y en el entramado Irán-Contras.

En los legajos se consignan algunas características de este grupo armado, pero no hay foja alguna que revele que se le persiguió. De hecho, de todas la personas desaparecidas, ejecutadas extrajudicialmente, encarceladas y torturadas por el Estado mexicano durante la época de la Guerra Sucia y el Terrorismo de Estado, ninguna perteneció a las organizaciones clandestinas de la derecha.

El Ejército Azul –según los documentos de Inteligencia Naval– reclutó sus bases de organizaciones estudiantiles ultraderechistas como el Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), Los Tecos de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), el Instituto Francés de la Laguna(Durango y Coahuila) y el Instituto Tecnológico de Chihuahua.

FOTO: 123RF

En los documentos no se habla de la existencia de El Yunque, pero se advierten las diferencias. La Organización Nacional del Yunque es una sociedad secreta armada que, además de realizar acciones violentas, busca colocar cuadros en el sistema político mexicano y alcanzar el poder penetrando las cúpulas. Mientras, el Ejército Azul buscaba formar columnas armadas con campesinos pobres y disputar comunidades agrarias e indígenas a las guerrillas. Su concepto es más parecido a los “paras” que aparecerían en Colombia para enfrentar a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN).

En 1996 el Ejército Azul, con “preparación militar antiguerrilla”, todavía realizaba “prácticas de entrenamiento y supervivencia en la Sierra Tarahumara, en Los Ángeles y Miami”. Y seguía reclutando entre las “clases marginadas y de pobreza extrema” en Chihuahua.

Los documentos ubican como dirigente del Ejército a Azul a “Rodrigo Rivas”, un panista chihuahuense involucrado en el narcotráfico. La descripción que realizan de él los elementos de Inteligencia Naval que elaboraron las fichas raya en la admiración:

“Uno de los responsables a nivel nacional es Rodrigo Rivas, persona de la ciudad de Chihuahua, preparado en Israel, Alemania y Estados Unidos en contraguerrillas, es un gran tirador con todas las armas de fuego y tiene fuertes compromisos con narcotraficantes. Posee gran capacidad de convencimiento, es bien preparado y de trato agradable. Su personalidad ilegal la oculta tras la imagen de representante de empresas forestales, para de esa manera, poder actuar y dejarse ver en toda la Sierra de Durango y Oaxaca.” (sic)

Con todo, identifica al “señor Ballian de Chihuahua” como “quien manda realmente”. En el expediente, incompleto, no hay rastro alguno que permita identificar a este personaje ni al propio Rodrigo Rivas.

El Ejército Azul, a su vez, se dividía en Comandos. Los archivos de Inteligencia Naval nombran dos tipos: los Comandos de Acción Rápida (CAR) y el “Grupo ‘COMAS’” (sic). Tampoco se encuentra el desglose de esa sigla o acrónimo.

De acuerdo con los archivos, la CIA avisó al gobierno mexicano de la conformación de grupos armados en el seno de la derecha mexicana. Ante el surgimiento de guerrillas revolucionarias, consigna el documento, el PAN decidió conformar también una organización armada con estructura de ejército “y a quienes brinda una preparación militar antiguerrilla”.

Señala que estos grupos “son asesorados por ex combatientes de Vietnam y realizan prácticas de entrenamiento y sobrevivencia en la Sierra Tarahumara de Chihuahua, en Los Ángeles y Miami” (sic). La propia CIA participaría en la capacitación de los líderes del Ejército Azul, por su filiación anticomunista.

Los documentos señalan incluso que militantes de este ejército clandestino de ultraderecha participaron “con dinero, equipo, jóvenes” en la lucha contra las guerrillas comunistas en varios países de América Latina “y en el problema IRAN-CONTRAS” (sic).

Como se recordará, el caso Irán-Contras tuvo lugar entre 1985 y 1986 e involucró al gobierno de Estados Unidos y grupos de la ultraderecha latinoamericana y mundial. Altos cargos del gobierno estadunidense, encabezado entonces por Ronald Reagan, operaron la venta clandestina de armas a Irán y se apoyaron en el narcotráfico para crear y financiar a la contrarrevolución nicaragüense.

Investigaciones de la prensa y del propio Senado estadunidense revelaron que la ilegal venta de armas a Irán redundó en más de 47 millones de dólares, dinero que fue utilizado, principalmente, para la financiación de la Contra que buscaba derrocar al gobierno nicaragüense surgido de la Revolución Sandinista.

Documentos previamente desclasificados ya habían dado cuenta de la participación de integrantes de cárteles mexicanos en esta trama. Ahora se revela que un movimiento armado mexicano de ultraderecha también aportó combatientes y dinero para tratar de acabar con la Revolución nicaragüense.

Los informantes de Inteligencia Naval señalan que para 1996, el año en que se elaboró uno de los documentos, los panistas del Ejército Azul reclutaban jóvenes de los municipios donde se habían hecho con el poder estatal: Guanajuato, Baja California y Chihuahua. Especialmente de este último estado, los municipios de Parral, Cuauhtémoc, Chihuahua, Juárez y Camargo.

“[…] mandan a los mejores a especializarse en contraguerrillas a Israel y Alemania, con la apariencia de becados a las Universidades de esos países. Ante los últimos acontecimientos [se refiere el documento a las irrupciones del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, en 1994, y del Ejército Popular Revolucionario, en 1996] han intensificado su preparación sobre todo en la Sierra de Chihuahua, como una forma de apoyar a las clases marginadas y de pobreza extrema, chocando indudablemente contra los políticos tradicionales y dogmáticos del PRI.” (sic)

El Ejército Azul no se quedó en el reclutamiento y en los entrenamientos. En los documentos se da cuenta de acciones armadas y terroristas que efectuó, sobre todo, en el estado de Chihuahua. Las acciones se efectuaron contra maestros rurales y activistas sociales. Destaca el documento las actividades de elementos reclutados de una escuela de educación básica secundaria.

En los documentos no queda claro el año de un atentado que se describe. Pudo haber sido en 1994 o 1996. La noche de un 28 de enero tres jóvenes, exalumnos de la Escuela Secundaria Técnica 5 asentada en Ciudad Cuauhtémoc, hicieron estallar explosivos en un edificio recién deshabitado pero que tenía valor simbólico por ser la casa del maestro.

“El joven Edgar Castillo Hernández, autor del atentado, participa como brigadista en el Ejército Azul del PAN”.

En los archivos se asienta que militares mexicanos lo interrogaron sin torturarlo. Se lee textualmente: “El joven Edgar Castillo, según peritaje del Ejército Nacional [sic], es un gran conocedor de manejo de armas y explosivos, encontrándose en su casa componentes y sustancias para elaborarlos [explosivos], así como libros y apuntes relacionados con ellos” (sic).

En el legajo se hace referencia a otro atentado ocurrido 3 años antes, cuando otro joven egresado de esa misma secundaria técnica fue sorprendido colocando una bomba en las instalaciones de la Policía Judicial en Ciudad Cuauhtémoc.

Y se remonta 6 años atrás, cuando “un grupo de jóvenes plenamente identificados como hijos de reconocidos militantes del PANcolocaron bombas en la casa y vehículos de funcionarios de la presidencia municipal de Cd. Cuauhtémoc, Chih., así como en la casa del agente de Seguridad Nacional” (sic).

En el apartado “Observaciones” se explica sobre las causas y los fines de esos atentados. Se señala que están dirigidos contra los profesores Enrique Saucedo Rodríguez y Ramón Montana Ferro. El primero, director, y el segundo, subdirector, de la Escuela Secundaria Técnica 5. Ambos eran entonces dirigentes locales del partido socialista Comité de Defensa Popular y fundadores de la colonia Lucha Campesina.

Los atentados habrían sido ordenados por otro profesor, éste diputado local por el PAN, de nombre Bernardo Torres, y cobijado por un “diputado federal” también panista identificado en el documento sólo como “Barba Barba”. A este último se le señala como exdirigente de Los Tecos.

Se consigna que tanto los profesores del Comité de Defensa Popular como Bernardo Torres son “distinguidos y reconocidos luchadores sociales en la región noroeste del Edo. Chihuahua”. Los primeros de izquierda; el segundo, de ultraderecha.

El archivo, incompleto, refiere que el Ejército Azul mantiene intenso trabajo de reclutamiento de jóvenes en Ciudad Cuauhtémoc que son trasladados a Ciudad Juárez para integrarlos a los “COMAS” y a los CAR. Son utilizados “para reprimir manifestaciones en todo el estado; estos grupos fueron los que actuaron en la represión contra el Prof. Enrique Saucedo y un grupo de campesinos cuando efectuaban un mitin el pasado 30 de junio de 1993” (sic).

Fuente: Contralínea

Un comentario en “El Ejército Azul: la organización terrorista del PAN (investigación de Contralínea (1970-1996))

  1. Distinguidos editores: Sirva la presente para saludarles. Les envío el presente ensayo, por si tienen interés en publicarlo. Actualmente, colaboro con la Revista Francesa Le Chassieur abstrait de París, y he obtenido, entre otros, el premio internacional de ensayo periodismo en Limaclara, Argentina, y segundo lugar nacional del VI certamen de dramaturgia 1993 en Puebla, México. Gracias. Atte. Jesús Quintanilla Osorio. Celular 9831110980. ________________________________

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s