Genocidio en Brasil y sus datos


Realidades.- Ante la pandemia que sacude al mundo, las poblaciones y los gobiernos planearon un combate a esta enfermedad para garantizar un futuro para sus naciones. En tiempos de adversidad es imprescindible la acción del Estado y principalmente las bases.

Genocidio en Brasil y sus datos

Brasil va en la dirección opuesta a este esfuerzo mundial. Francia y Argentina cerraron vuelos al gigante latino y países como Bolivia el paso terrestre para los brasileños.

El deterioro de la imagen de Brasil se concretó en un debate en la Asamblea Nacional de Francia el pasado martes (14), cuando el primer ministro francés, Jean Castex, señaló al país sudamericano como el país a seguir en la lucha contra la pandemia.

Cuando Castex declaró la suspensión de vuelos entre Brasil y Francia, el diputado Patrick Hetzel, de la oposición, reprendió a la administración francesa por no haber cerrado antes sus fronteras con el país, alegando una incapacidad para combatir el nuevo coronavirus.

El primer ministro recordó rápidamente que Hetzel había recomendado hidroxicloroquina para ayudar a combatir el Covid-19. “Usted escribió al presidente de la República en 2020 para aconsejarle que le recete hidroxicloroquina. Brasil es el país que más lo prescribe ”, dijo Castex.

La ironía llevó a los miembros de la asamblea a aplaudir y reírse mucho en Brasil. Se ha demostrado que el medicamento contra la malaria y comprado a gran escala por el gobierno de Bolsonaro es ineficaz contra el nuevo coronavirus.

Esta realidad de casi 4.000 muertes diarias y con 375.000 vidas ya pagadas tiene sus razones explicadas por estudios científicos. La revista científica The Lancet concluyó que el alto contagio y las muertes por Covid-19 en Brasil se vieron afectados por la combinación de vulnerabilidades socioeconómicas del país y la respuesta errática del gobierno de Jair Bolsonaro a la pandemia.

En el mismo orden de ideas, el estudio de la “Science” responsabiliza a Bolsonaro por el mal manejo de la crisis. “En Brasil, la respuesta federal ha sido una combinación peligrosa de inacción e irregularidades, incluida la promoción de la cloroquina como tratamiento, a pesar de la falta de pruebas “.

Según “The Lancet”, la acción de los estados, gobernados por partidos de oposición avalados por el Tribunal Supremo Federal (STF) para evitar la intervención federal en las políticas estatales de salud. Van de izquierda a centro derecha y significan enfrentar la enfermedad ante la apatía de Bolsonaro, abrazar el negacionismo y mostrar su incompetencia.

Como señala la revista, los puntos principales de la imprudente administración de Bolsonaro provienen de:

1) Cambios en el liderazgo en salud que generaron inestabilidad administrativa; 2) La capacidad técnica del Ministerio de Salud es menos que ideal, con solo el 23.1% de los fondos de emergencia de R $ 44,2 mil millones autorizados en febrero y marzo gastados hasta octubre de 2020; 3) El hecho de que Bolsonaro minimizó la gravedad del virus y estimuló la circulación de personas sin máscaras.

La debilidad socioeconómica de los brasileños fue la premisa que generó inicialmente una gran cantidad de muertes. Lo que se aclara mejor en las regiones más pobres donde los trabajadores sufren informalmente y no han podido quedarse en casa durante gran parte de la pandemia.

Al analizar la Pnad Covid-19 (Encuesta Nacional por Muestra de Hogares), del IBGE, esta investigación muestra que el 28% de los ocupados del país pertenecientes a la clase A / B lograron cambiar de lugar de trabajo en la pandemia, el total no alcanzan el 8% en las clases D y E. También hay una gran diferencia si miramos a los que tienen un título (34% han cambiado de lugar de trabajo) y a los que terminaron solo la primaria (6,6%). Uno muestra que la inversión social ayudaría a cambiar esta realidad actual.

Corroborando esta línea de conclusión, Médicos Sin Fronteras (MSF) emitió el jueves un comunicado en el que clasifica la situación en Brasil como una “catástrofe humanitaria” resultante de la pandemia descontrolada del covid-19 en el país.

Según un comunicado del organismo internacional, más de 12 meses después del inicio de la pandemia, aún no existe una acción de salud pública eficiente para combatir y prevenir la covid 19.

La conclusión de la ONG es que “el gobierno federal prácticamente se negó a adoptar pautas de salud pública de amplio alcance y basadas en evidencia científica, dejando a equipos médicos dedicados la tarea de atender a los más enfermos en las unidades de cuidados intensivos, teniendo que improvisar soluciones en ausencia de disponibilidad de camas, esto ha puesto a Brasil en un estado de duelo permanente y al sistema de salud del país al borde del colapso ”.

Brasil es verdaderamente una amenaza para la salud mundial en esta pandemia, concentra el 11% del total de nuevos casos y el 26.2% de las muertes por coronavirus Sars-CoV-2 en el planeta y nada menos que 19 de las 27 capitales brasileñas tenían el 90% de ocupación en unidades de cuidados intensivos (UCI).

Según el coordinador de emergencias de MSF en Brasil, Pierre Van Heddegem “la devastación que los equipos de MSF presenciaron por primera vez en Amazonas se ha convertido en una realidad en la mayor parte del territorio brasileño. La falta de planificación y coordinación entre las autoridades federales de salud y sus contrapartes en los estados y municipios está teniendo consecuencias de vida o muerte. No sólo los pacientes mueren sin acceso a la atención médica, sino que el personal médico está exhausto y sufre traumas psicológicos y emocionales graves debido a las condiciones laborales. También abordó la situación crítica de la vacunación:

“Otro problema en Brasil es la tasa de vacunación, que está por debajo de lo deseable. En 2009, el país logró vacunar a 92 millones de personas contra la gripe H1N1 en solo tres meses, mientras que la velocidad actual es más lenta. Hasta ahora, alrededor del 11% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna y menos del 4% ha tomado la segunda dosis. Esto significa que millones de vidas en Brasil, y también más allá de sus fronteras, están en riesgo debido a las más de 90 variantes del virus que se encuentran actualmente en circulación en el país, así como a las nuevas variantes que puedan surgir ”.

La enfermedad llegó en todo el mundo, pero cuando nos enfrentamos a estos estudios como del Pnad Covid-19, donde hasta fines del año pasado Brasil había probado solo el 13.6% de la población, o “Our World In Data”, asociado con la Universidad de Oxford, que apunta al país como uno de los menos probados en la comparación por cada 100 mil habitantes, lanzamos la conclusión que pesa sobre sus 210 millones la llegada de un gobierno que multiplica su enfermedad por la incapacidad de gestión y la falta de la política que puede salvar a su gente.

Fuente.- Telesurtv.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s