Los niños en Finlandia reciben clases para aprender a hacer frente a la información tóxica

Realidades.- Los últimos acontecimientos han demostrado la importancia de la información, de contrastar lo que nos llega y de cultivar un pensamiento crítico. En Finlandia son conscientes desde hace tiempo y, por eso, lo enseñan en la escuela.

Con el fin de aprender a localizar cuales son las fuentes fiables y hacer frente a bulos y fake news, defenderse de la desinformación es fundamental en los tiempos que corren. 

Una nueva palabra ha aparecido estos días en nuestro vocabulario: Infodemia. El término hace referencia a la sobreabundancia de información que en lugar de aportar claridad al asunto tratado, le suma confusión y desconcierto.

La educación finlandesa parte de la base de que nunca es demasiado pronto para aprender a hacer frente de la desinformación. “Los cuentos funcionan muy bien. Coges a un zorro que siempre intenta engañar a otros animales con sus astutas palabras. No es una mala metáfora si pensamos en algunos políticos, ¿no crees?”, defiende la profesora Kari Kivinen.

Kivinen explica en un artículo publicado en el diario inglés ‘The Guardian‘ de que manera el sistema educativo de su país se ha adaptado a la necesidad de ofrecer a sus estudiantes una capacitación específica sobre la desinformación y la importancia de la verificación de datos.

Ya en 2016, este país introdujo la alfabetización a las noticias y la enseñanza del pensamiento crítico en el programa escolar nacional. Así pues, en el programa didáctico de Educación Secundaria los alumnos de la escuela de Helsinki aprenden lo fácil que es mentir con las estadísticas durante las horas de Matemáticas, mientras que en la asignatura de Historia del arte entienden cómo se puede manipular el significado de una imagen; analizan las campañas de propaganda y desinformación más importantes del siglo pasado en Historia o reflexionan sobre cómo el uso de las palabras para engañar y confundir en las clases de Lengua.

«El objetivo es formar ciudadanos activos y responsables», explica Kivinen. «El pensamiento crítico, la verificación de los hechos y el aprendizaje para evaluar la información que recibimos son cuestiones cruciales. Y hoy son una parte fundamental de nuestro programa, a través de todas las asignaturas», continúa la educadora.

Esta profesora finlandesa no está muy de acuerdo con el uso del término “fake news”, sino que prefiere hacer referencia a “información errónea”, “desinformación” o “mentiras y bulos”, pues prioriza la importancia de un enfoque crítico, pero no escéptico, hacia la información que se recibe: «No queremos terminar pensando que todos mienten».

El objetivo final es que los niños se pregunten: ¿quién produjo esta información? ¿Y por qué? ¿Dónde fue publicada? ¿Qué dice realmente? ¿Hay evidencias o es solo la opinión de alguien? ¿Puede ocurrir en otro lugar? Es una inversión cultural a largo plazo.

El objetivo final es formar una ciudadanía consciente, comprometida y activa. Capaz de pensar críticamente, interpretar y evaluar la información que recibe, consultar noticias y compartirlas con otras personas de manera responsable y respetuosa.

Fuente: Culturainquieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s