López Obrador no descarta lanzar su propia reforma energética en 2021

Realidades.- Dijo que lo analizará en el tercer año de su gobierno, para buscar soberanía energética. Por ahora mantiene contratos petroleros.

La llegada de Emilio Lozoya a México avivó el discurso del presidente López Obrador contra la reforma energética, y aunque de momento afirma que no habrá modificaciones a la misma, este miércoles por la mañana planteó la posibilidad de nuevos cambios en el sector, enfocada en las empresas productivas del Estado.

Desde Palacio Nacional, el presidente recordó que hay un compromiso de no modificar el marco legal del sector energético. No obstante, señaló que si fuera necesario, hacia el tercer año de su administración podría mandar una iniciativa para consolidar a Pemex y CFE como empresas estratégicas para el desarrollo de la nación.

Uno de los intereses más visibles del presidente en el caso de las declaraciones de Lozoya, es que se dé a conocer todo el proceso de aprobación de la reforma energética, misma que él acusa como “un engaño” hacia el pueblo. Asegura que hubo sobornos a legisladores y solo representó “robos y pérdidas” para la nación.

Pero ante las futuras declaraciones del ex director de Pemex, López Obrador ya descartó que pudieran estar en riesgo los más de 100 contratos surgidos de las rondas petroleras para empresas privadas, aunque sí recordó que están en revisión los contratos de compra de energía.

A pesar de este compromiso, informó: “Si se requiere una modificación a la ley para devolverle a Pemex y a la CFE su función de empresas estrategias para el desarrollo de México y predominio de la razón sobre los recursos naturales, entonces veríamos si se presenta una iniciativa de reforma constitucional, pero hasta ahora no la estamos contemplando”.

Explicó que el proyecto sería regresar a lo que había, -antes de la reforma- pero “con ajustes”. Puntualizó: “Es probable que no se modifique -la ley- solo para consolidar a Pemex y CFE. No descartamos la posibilidad de mandar una iniciativa de reforma a la constitución. No lo haríamos ahora, sino hasta el tercer año. Sobre todo para dejar amarrados los cambios”, dijo.

Ambas empresas siguen mostrando cuantiosas presiones operativas y financieras, a pesar de las baterías que esta administración ha puesto en ellas. En el caso de la eléctrica que dirige Manuel Bartlett, en el primer semestre del año acumuló pérdidas por 96,780 millones de pesos, mientras que la petrolera a cargo de Octavio Romero exhibe unos números rojos de $606 mil millones durante el mismo período, de acuerdo con sus últimos reportes financieros. 

Esta situación las ubica como foco de riesgo para la calificación crediticia del soberano, pues para más de una agencia calificadora es de preocupación los recursos públicos que el Estado tendría que destinar en su rescate, sin una fuerte expectativa de que fuera suficiente para que el presidente logre su objetivo de volverlas “palanca de desarrollo”. 

Fuente: LaPolíticaOnline

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s