Infraestructura del Tren Maya implicará la demolición de los puentes vehiculares a la altura del hotel Moon Palace y en Puerto Morelos

Realidades.- Tren Maya no utilizará los derechos de vía de la Comisión Federal de electricidad (CFE) en Quintana Roo: correrá sobre el camellón que divide la carretera federal, por lo que se demolerán los puentes vehiculares a la altura del hotel Moon Palace y en Puerto Morelos, informó en entrevista Raúl Bermúdez Arreola, subdirector de políticas estratégicas y vinculación interinstitucional del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

“Vamos a demoler los puentes del Moon Palace y el de Puerto Morelos; estamos haciendo la planeación con las presidentes municipales (de Benito Juárez, Puerto Morelos y Solidaridad) para prever todas estas obras de desvío que son previas a que inicie la obra”, y aseguró que ya están viendo todos los trámites para iniciar los trabajos lo más pronto posible.

En entrevista exclusiva con La Jornada Maya, el también encargado del tramo Cancún-Tulum desglosó las más recientes adecuaciones a este proyecto insignia de la administración federal.

Mencionó el tramo Izamal-Cancún, donde “ya no existe vía férrea. Los dos concursos que ya fueron asignados y comenzaron obra están de Palenque hasta Izamal, donde terminan las vías férreas; son 970 kilómetros de líneas férreas existentes que sólo estamos modernizando por eso no aplican muchos términos como la MIA (Manifestación de Impacto Ambiental), porque es un proyecto que ya tiene más de 100 años construido”.

Destacó que en esos tramos lo que están haciendo es una modernización: “no se está afectando más; se van a hacer algunas rectificaciones de curvas porque este tren tiene una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora, que eso quiere decir que es un tren de mediana velocidad” y las vías que hoy día existen de Palenque a Izamal están muy desgastadas.
“Pretendemos modernizar lo ya existente y es lo que está pasando en los tramos ya licitados”.

Recordó que las próximas semanas realizarán la tercera adjudicación del proyecto.

El proyecto en Quintana Roo

En el cuarto tramo (Izamal-Cancún) ya no existen vías, pero pretenden llevar el tren por uno de los derechos de vía de la autopista Mérida-Cancún, concesionada a la empresa ICA.

“Estamos en negociación con ellos porque la concesión de esa carretera tiene por lo menos unos 30 años más de vigencia y les vamos a afectar parte de su derecho de vía, esto es, vamos a venir de Izamal a Cancún por uno de los cuerpos de esta carretera, en este caso no venimos por el medio del camellón, sino por uno de los cuerpos existentes de la carretera o autopista”

“Vamos a ampliar para que en un solo cuerpo ampliado pueda haber los cuatro carriles más sus acotamientos, y en el otro cuerpo va a venir el tren con doble vía. Es importante aclarar que de Mérida a Cancún y de Cancún a Tulum es la única parte del tren maya que viene con doble vía, esto por la demanda que ya se estimó en los estudios de mercado”, destacó.

De acuerdo con esos estudios, al tercer año de operaciones del proyecto va a estar saliendo un tren de la estación de Cancún cada 11 minutos.

El acuerdo que están discutiendo con ICA incluye que sea la empresa quien construya y de mantenimiento a las vías del tren.

“Estamos por cerrar la negociación con la concesionaria para que ellos construyan y mantengan este tramo”, informó.

Sobre el tramo Cacún-Tulum dijo que “estamos matando dos pájaros de un tiro, porque la necesidad de hacer la infraestructura del tren maya apoyó la solicitud de la sociedad quintanarroense de la ampliación y modernización de la carretera de Cancún a Tulum”.

Recordó que en los diferentes foros llevados a cabo con los varios sectores de la sociedad civil la mayor demanda era la ampliación de carriles en esa vía, principalmente por los transportistas y prestadores de servicios turísticos; en el caso de los ambientalistas, pidieron incluir los cruces de fauna en esta carretera.

“Fonatur supo escuchar a la sociedad y planteó hacer la infraestructura del Tren Maya por el camellón que va entre los dos cuerpos de la autopista”, destacó.

Los trabajos que vienen

“Son dos licitaciones las que van a suceder en el tramo Cancún-Tulum: una por la ampliación de la infraestructura carretera y la segunda por las dobles vías férreas que van a ir por el medio del camellón”, señaló Bermúdez Arreola.

La inversión que pretende ejercerse en la ampliación de Cancún a Tulum es de 13 mil millones de pesos, que consta de hacer un tercer carril en cada uno de los cuerpos hasta Playa del Carmen y luego una modernización de Playa del Carmen hasta Tulum. La modernización quiere decir que no habrá ningún cruce: “vamos a reducir en un gran porcentaje los accidentes porque ya no habrá semáforos”.

Agregó: “Vamos a tener muchos puentes peatonales para evitar accidentes, varios pasos de fauna, acabamos de contratar a dos jaguarólogos, que son especialistas, que conocen dónde son los cruces de fauna y las zonas donde ocurren atropellamientos porque llevan un control y estudio constante, ellos van a dictaminar donde se pondrán los cruces de fauna”.

Serán 43 estructuras: 24 megadistribuidores viales o pasos a desnivel, y el resto pasos peatonales y de fauna; estos últimos van a ser unos puentes que simulan que la selva cruza de un lado a otro de la carretera, estarán arbolados, con todas las condiciones para invitar a la fauna a cruzar por ellos, van a confinar a la fauna para que los lleve hacia ese cruce, como ocurre en las carreteras escandinavas.

El trébol del aeropuerto será reestructurado porque está muy limitado; “ya quedó chico, lo cambiamos por completo y viene uno mejor planeado. Esto es por estudios de aforo que respaldan las decisiones que se están tomando”.

Recalcó que el derecho de vía ya existe, “desde que se planeó esa carretera se adquirió (…) existen pequeñas guarniciones, postes, anuncios, que es con lo que vamos a empezar en 15 días ya, a remover todas las pequeñas invasiones”.

Propuesta no solicitada

El funcionario explicó también la existencia de una propuesta no solicitada: “identifica una necesidad y hace todos los estudios pertinentes para presentarla a la autoridad pertinente y obtener presupuesto”.

En este caso, Black Rock, un fondo de inversión canadiense de los más grandes del mundo, llevó a cabo todos los estudios y los presentó ante la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) para su análisis y ya fueron autorizados y va a ser licitado.

“Quien hace la propuesta no solicitada tiene puntos de ventaja, es el mismo tipo de calificación que los pasados concursos, donde participaron las Naciones Unidas, para ayudarnos a calificar y que llegaron al mismo número de puntos de Fonatur, lo que ayuda a transparentar los procesos”, y destacó el acompañamiento de la ONU en todo el proyecto.

“La propuesta no solicitada sí va a licitar, sí va a presentar una propuesta y se va a hacer un concurso abierto donde cualquiera puede participar”, finalizó.

Fuente: La Jornada Maya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s