Golpean al campo escasez y elevado costo de fertilizantes

Realidades.- La guerra entre Rusia y Ucrania ha provocado escasez del fertilizante que se utiliza en el campo mexicano y el incremento de su precio hasta de 300 por ciento, debido a que gran parte es importado de esos países, alertaron las principales organizaciones de produc-tores de Chiapas, Sinaloa, Veracruz, Chihuahua, Sonora, Baja California, estado de México e Hidalgo.

Ante esta situación, aunada al impacto que tuvo la pandemia de covid-19 en el sector, los agricultores previeron un panorama “muy difícil”, pues, en algunos casos, ya hay afectaciones en los ciclos agrícolas debido a que el químico es “estratégico” para obtener una buena cosecha.

Advirtieron que lo anterior ha provocado el incremento del costo de alimentos como el aguacate, limón, chile, así como el maíz y consideraron que el origen de la falta de abono que actualmente padecen es consecuencia de la desaparición de la industria agroquímica mexicana.

En entrevista, el coordinador regional de productores de maíz y café de la Costa, Sierra y Soconusco de Chiapas, Indalecio Flores Bahamaca, recalcó que “la mayor parte de fertilizante que importa México viene de Ucrania; antes del problema (con Rusia) el bulto de 50 kilogramos costaba 450 pesos y ahora mil 560 pesos”.

Detalló que hay quienes tendrán una fuerte crisis, como aquellos que se dedican a la siembra del maíz, porque “si no se le pone el abono dos o tres veces durante la temporada, no da cosecha, ya que los suelos están acostumbrados”.

Flores Bahamaca refirió que hasta 2018 el gobierno federal daba hasta cinco bultos a cada productor por hectárea de maíz, pero la actual administración quitó casi 20 programas con el argumento de que los líderes se llevaban el dinero y ahora sólo apoya a “una parte” de caficultores. “Sí, había corrupción, está bien, pero que siga dando los apoyos más vigilados y controlados”, sugirió.

En contraste, Fernando Rodríguez López, coordinador-asesor de la Unión de Productores y Productoras Orgánicos Beneficio Manomut, con presencia en los Altos de Chiapas, explicó que esa agrupación no se ha visto perjudicada porque no depende del exterior ya que sus productos son orgánicos.

Preocupa desabasto a productores de Sinaloa

En Sinaloa, los campesinos están “muy preocupados” por un posible desabasto para los ciclos venideros, alertó Marte Vega Román, presidente de la Confederación de Asociaciones Agrícolas del estado.

“Es una situación que se ha venido complicando desde hace tiempo, se inició desde los problemas de la emergencia sanitaria, donde se empezó a dificultar la cadena de suministros y a encarecer muchísimo los fletes, principalmente el marítimo”, expuso.

Esto, agregó, originó que los fertilizantes, como son importados, subieran mucho de precio y para rematarla se viene el problema bélico ente Rusia y Ucrania”.

El que México no sea un productor de fertilizante lo pone “en un papel vulnerable”, admitió.

Vega Román, quien añadió que actualmente se han estado usando sustancias orgánicas en lugar de químicas; sin embargo, aclaró que realizar en todos los casos esta sustitución tardaría mucho tiempo, lo que pone en riesgo los próximos ciclos agrícolas.

El incremento hasta en 300 por ciento del costo de los fertilizantes ha provocado el encarecimiento de productos como aguacate, limón, chile y maíz, señalaron organizaciones campesinas. Foto Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural

Escenario desalentador: citricultores de Veracruz

En Veracruz, los citricultores advierten un escenario desalentador a corto plazo, debido a que el encarecimiento del abono en el estado es de casi 300 por ciento.

Juan Antonio Delón, productor de limón persa en la zona de San Rafael y Martínez de la Torre, donde hay más de 100 mil hectáreas dedicadas a este cultivo, dio a conocer que “hay fertilizantes como el sulfato que costaban unos 4 mil pesos la tonelada, pero hace ocho meses se elevó a 8 mil pesos. Y de dos a tres meses para acá está en 12 mil pesos”.

Ejemplificó que “la urea, que contiene nitrógeno, fósforo y potasio, rondaba los 7 mil pesos, y posteriormente, desde agosto de 2021 subió a 11 mil, y ahora se vende por arriba de 20 mil pesos; algunas casas comerciales lo llegan a manejar hasta en 25 mil la tonelada”.

No obstante, para Delón el peor inconveniente es la escasez, sobre todo de diversas mezclas de nitrógeno, magnesio y calcio. “El problema no es tanto el aumento en los precios, que sí afecta muchísimo, porque si le ibas a poner al árbol un kilo, dices, en esta ocasión le voy a poner medio kilo, y eso te va a dar menos producción, pero lo vas sobrellevando… Lo preocupante ahora es la falta del químico”.

Asociaciones campesinas en Chihuahua también señalaron que de agosto pasado a marzo de este año los precios de los fertilizantes se elevaron hasta 300 por ciento.

Miembros de la organización Sierra Madre consultados indicaron que en 2021 un costal de nitrogenado les costaba 250 pesos máximo y ahora pagan 800 mínimo; la urea, que es de los más populares, pasó de 480 a mil 500; el que conocen como “negro”, de 700 a mil 350 pesos y el triple 17 subió de 900 a 2 mil pesos.

La Unión Agrícola Regional de Fruticultores, que dirige Mauricio González Rivera, adelantó que “ahorita aunque se quieran comprar caros están escasos y eso está repercutiendo en el costo de los alimentos; en general, en todo lo que es agricultura, pero se va a ver reflejado también en lo pecuario, en la leche, en la carne, en el pollo, porque se alimentan de lo que produce el campo”.

En Sonora, agricultores del Valle del Yaqui se quejaron del incremento hasta de 70 por ciento en los costos de los abonos que se utilizan en las parcelas de trigo y maíz.

Álvaro Bours Cabrera, presidente de la Asociación de Organismos Agrícolas del Sur del estado, afirmó que el aumento ya se había registrado a comienzos de este año, antes de “la cuestión bélica”.

“Lo que sí es posible atribuir a este conflicto, y que sin duda nos está beneficiando y asimismo podría ayudar a recuperar un poco los gastos realizados, es el precio en granos precisamente del trigo y maíz, que se mantienen al alza”, puntualizó.

Aprietos por desaparición del sector agroquímico

Por su parte, productores del Valle de Mexicali, en Baja California, consideraron que la desaparición de la industria agroquímica mexicana es lo que ha causado en gran parte las actuales circunstancias, porque se hizo imprescindible la importación de fertilizantes.

En el estado de México, el presidente de la Unión Ganadera Regional Centro Norte, Javier Reyes Escamilla, planteó que el sector sufre el incremento de más de 50 por ciento en el precio del químico por lo que requiere del gobierno local subsidios y el impulso de compras consolidadas, para hacer frente a la crisis que afecta a más de dos millones de labriegos y ganaderos en la entidad.

Bulto de urea se elevó de 600 a 934 pesos

Precisó que el bulto de urea se elevó de 600 pesos en 2021 a 934 el presente año, por lo que, dijo, “lo que se requiere es un porcentaje de apoyo oficial”.

De acuerdo con Martha López Ríos, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas en Hidalgo, la decisión de la Federación de quitar el subsidio a los fertilizantes ha empeorado la situación de los campesinos en el estado.

Explicó que gran parte de las citadas sustancias son elaboradas en el extranjero y que su precio fluctúa con base en la cotización internacional del dólar lo que hace que prácticamente sean inaccesibles para la mayoría de los labriegos del estado, que en un 90 por ciento únicamente cuentan con una o dos hectáreas para cultivar, por tanto no pueden comprar en grandes cantidades para adquirir rebajas por parte de las empresas distribuidoras.

Fuente: lajornada.com.mx

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s