El científico ruso que quiso crear un ejército de “hombres-mono” para Stalin

Realidades.- Ivanov fue precursor en la inseminación artificial con animales, pero su historia esconde una polémica investigación.

Ilia Ivanovich Ivanov nació en 1870 en el Imperio Ruso de la dinastía Romanov. Estudio Biología en la Universidad de Járkov, donde hoy los tanques rusos aplastan a los civiles ucranianos, y se convirtió en profesor a tiempo completo. Fue especialista y precursor en el campo de la inseminación artificial veterinaria, una rareza para esa época.

Puso sus conocimientos al servicio de la cría de caballos. Sus habilidades, los resultados y su entendimiento de la materia asombraban a todos los propietarios de equinos de la época y lo marcaban claramente como un adelantado.

Lo visitaban de todos lados del mundo ya que él era el único que podía lograr fertilizar alrededor de 500 yeguas con un solo semental mediante inseminación artificial. Pero este notable científico también fue pionero en obtener animales híbridos todavía no registrados.Ilia Ivanov fue un biólogo e investigador ruso pionero en la inseminación artificial en animales.

Ilia Ivanov fue un biólogo e investigador ruso pionero en la inseminación artificial en animales.

Inseminación artificial y otras investigaciones

Por ejemplo, el cebroide (híbrido de cebra y burro), el zubrón (cruza de bisonte y vaca doméstica) y también híbridos de un antílope y una vaca, de un ratón y una rata, de un conejo y una liebre, entre muchos otros animales. Ivanov no sentía pudor, su objetivo era llevar la ciencia rusa a lo más alto posible.

Para 1924, el director de la estación de investigación experimental de la Reserva Natural Askania-Nova se enfocó en un nuevo objetivo. El científico ruso quiso dar un paso más allá de lo conocido y encontrar un nuevo híbrido, pero esta vez entre un hombre y un chimpancé.

Luego de idas y vueltas con la Unión Soviética, consiguió el apoyo y la financiación del gigante comunista y viajó a África para comenzar sus experimentos en Kindia, que por entonces pertenecía a la Guinea Francesa.El deseo de Ivanov: crear un híbrido entre el hombre y el chimpancé.

El deseo de Ivanov: crear un híbrido entre el hombre y el chimpancé.

«Un ejército de hombres-mono»

Nikolai Gorbunov, funcionario soviético, remarcó la importancia del proyecto en aquel momento por «la posibilidad de que un ejército de hombres-simios avanzara de manera exitosa contra las tropas fascistas y liberales de Europa y Estados Unidos«. 

Ivanov viajó por África buscando monos que luego inseminaba con esperma humano de donantes no identificados. Lógicamente el resultado fue negativo, pero el científico atribuyó el fracaso al temperamento de los chimpancés. Entonces pidió autorización al Gobierno para inseminar mujeres guineanas con semen de primates. Afortunadamente esa autorización nunca fue dada.

Para entonces el ex secretario de Lenin, Nikolái Gorbunov, ya desconfiaba del científico y estaba descontento ante la falta de resultados en África. Sin embargo, Stalin no quería perder esta oportunidad. En la primavera de 1929 Ivanov se trasladó a Sujumi, convencido de que ahora debía probar en mujeres que deseen quedar embarazadas.Gorbunov, secretario personal de Lenin y funcionario de la URSS. Fue ejecutado luego de ser acusado de espionaje.

Gorbunov, secretario personal de Lenin y funcionario de la URSS. Fue ejecutado luego de ser acusado de espionaje.

La investigación en Sujumi

La Sociedad de Biólogos Materialistas apoyó a Ivanov en la investigación. Se necesitaban al menos cinco mujeres voluntarias de entre 16 y 20 años que deseen quedar embarazadas. Pero los cuatro chimpancés y el orangután que Gorbunov había conseguido enfermaron antes de avanzar con la investigación.

Así las cosas, debían esperar la llegada de nuevos primates. Mientras tanto, Ivanov recorrió la zona en búsqueda de voluntarias. La mayoría de las mujeres de Sujumi eran analfabetas y fueron convencidas por el científico alegando que serían recomenzadas por el mismísimo Stalin.

Caída en desgracia

Finalmente, todos los simios llegaron cansados, enfermos o con fiebre. El único que sobrevivió fue Tarzán, un orangután que falleció de una hemorragia cerebral luego de ser sometido a una muestra de esperma. Sin primates y sin el apoyo del Gobierno, el final de Ivanov estaba cerca. La Gran Purga de Stalin dejó a Ivanov exiliado en Alma Ata durante 5 años.

La Gran Purga de Stalin dejó a Ivanov exiliado en Alma Ata durante 5 años.

Sobre finales de 1930 Ivanov perdió todo sostén financiero y político. El 13 de diciembre de aquel año el científico fue arrestado por el NKVD, la policía secreta, y enviado al exilio a Alma Ata, Kazajistán, donde trabajó para el Instituto Veterinario Zoólogo hasta su muerte, el 20 de marzo de 1932 a causa de un derrame cerebral.

Mientras que Gorbunov, acusado de espionaje y de conspiración, fue condenado a muerte y ejecutado en el edificio del Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS, en el marco de la Gran Purga de Stalin. El «ejército de hombres-mono», con el que pretendía expandir la influencia soviética, terminó siendo uno de los cargos que presentaron en su contra para demostrar su infidelidad al régimen.

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s