“Los ‘narcos’ nos desplazan para saquear oro y plata del cerro”

Realidades.- San Miguel Totolapan, Gro., Santiago “N”, de 11 años, juega, junto con sus hermanos y amigos, en el atrio de la iglesia de Santiago Apóstol; avienta piedras al vacío, tal vez tratando de olvidar la pesadilla que vivió el 3 de abril, cuando fue testigo de cómo sujetos torturaron, cercenaron, quemaron y cortaron la cabeza a su papá, Carlos Márquez Oyorzábal, comisario del poblado Las Conchitas, municipio de San Miguel Totolapan, en la Tierra Caliente de Guerrero.

Elementos del Ejército recorren Las Conchitas, donde era comisario el activista Carlos Márquez, quien fue asesinado el 3 de abril de 2021.
Elementos del Ejército recorren Las Conchitas, donde era comisario el activista Carlos Márquez, quien fue asesinado el 3 de abril de 2021

“Mi hijo vio todo allá en la comisaría (ejidal) de Ciénega de Puerto Alegre. Delante del niño hicieron cosas feísimas; él vio todo, iba con él (su papá), los agarraron a los dos”.

También lo amenazaron y le dijeron que “nos largáramos todos porque si no, nos iban a venir a matar. Eso le dijeron a él cuando lo vinieron a dejar (los pistoleros)”, explicó María Martínez, mamá de Santiago y de otros siete hijos, entre ellos dos mujeres. La señora dio muestras de carácter cuando sus hijos le preguntaron si de verdad a su papá le habían cortado la cabeza, y no quería que lo vieran decapitado. Entonces, junto con uno de sus hijos mayores, se armó de valor y bajaron a la Ciénega de Puerto Alegre, a casi dos horas de distancia de Las Conchitas, a buscar el cuerpo de su esposo.

En la Ciénega, María Martínez halló el cuerpo y continuó la búsqueda de la cabeza. Recorrió cada rincón, dentro y fuera de la comisaría municipal, hasta que la encontró –no dijo en dónde– y la colocó en el lugar correspondiente, para que al llegar a Las Conchitas, sus hijos vieran que el cuerpo de su papá si tenía la cabeza.

“Yo exijo justicia al presidente Andrés Manuel López Obrador, ya nos hicieron muchas (cosas). A él (Carlos Márquez) lo mataron injustamente, él no debía nada. Que los agarren y los refundan y nunca salgan; con eso mi esposo no va a revivir, pero por lo menos que se haga justicia, pero de verdad, y que tengamos seguridad, porque si no de nada sirve. Esa gente (los sicarios) no perdona”, le dijo a Jorge Ruiz del Ángel, director del Mecanismo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Escoltado por elementos de la Guardia Nacional, Ruiz del Ángel, dialogó afuera de la iglesia del pueblo con la viuda del comisario ejecutado y la invitó a acogerse a las medidas que ofrece esta institución, y para que si así lo deseaba, doña María Martínez y sus hijos, salieran por un tiempo del poblado, propuesta que fue rechazada.

“Somos del campo, ¿cómo agarro y me voy?, ¿cómo voy a dejar mis cosas? Tengo animalitos, de eso vivimos, no hay otra cosa, ¿cómo los dejo? Cuando quiera regresar ya no van a estar, hasta ellos (los sicarios) mismos se los van a comer”. María Martínez señaló que su visita fue por instrucciones del subsecretario de Gobernación, Alejandro Encinas.

Uno de sus hermanos dijo que en el pueblo viven unas 40 personas, “casi todos somos familia. Nos dedicamos al campo, a sembrar maíz, frijol, a cuidar a nuestros animalitos y nuestras huertitas de aguacate, con eso la vamos pasando”.

Comentó que antes iban del pueblo a Lindavista “a comprar cosas; ahorita eso es lo que estamos pensando, por dónde darle, porque ya no podemos ir ahí, pues tenemos que pasar por Ciénega de Puerto Alegre y Agua Escondida, y en esos lugares está la gente (los sicarios)”.

Explicó: “Antes sembrábamos amapola, pero está bien barata, no hay quien la compre, la quieren regalada; nosotros hemos pensado dedicarnos a otra cosa, exigirle al gobierno proyectos como es el aguacate, aunque aquí no llega el programa Sembrando Vida”.

Queremos la presencia de la Guardia Nacional, del Ejército, una base de operaciones para seguridad de toda la gente. No nomás nosotros estamos sufriendo, hay más familias, más pueblos, por eso pedimos, seguridad dentro del Ejido de la Ciénega”, puntualizó.

Un defensor de los bosques en Ciénega, aseguró: “no nos hagamos, por la baja en el precio de la goma la delincuencia nos roba la madera, pero ahora vienen por el oro y la plata, que se hallaron en 1985 en el cerro de La Lumbrera y en el pueblo Agua Escondida, en nuestro ejido, por eso crean terror y nos están desplazando”.

Luego de seis días de que un grupo de la delincuencia ultimó a Márquez Oyorzábal, se presentó en el poblado el secretario de Seguridad del estado, David Portillo, quien se reunió con los pobladores, encabezados por el comisario municipal David Martínez, nombrado luego del homicidio del ecologista.

Por su parte, agentes del Ministerio Público de la Fiscalía estatal, tomaron la declaración a los familiares del comisario ejidal “para integrar la carpeta de investigación correspondiente; y personal de la Marina, dio atención médica y sicológica a los menores”.

Fuente.- La jornada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s