Laura Beristain fue la única que se opuso a entregar el mando de la policía municipal a Capella; en cambio Mara cedió ante CJ y aceptó la imposición de Santamaría en BJ provocándole la crisis institucional actual

Columna: Pensamiento Crítico Quintana Roo

En plena crisis institucional en la ciudad de Cancún después de que se desatara la violencia por la represión armada de la que fueron objeto colectivos feministas y reporteros durante la manifestación en contra de la ola de feminicidos en el estado de Quintana Roo, situación que ha dejado en evidencia el fracaso doble de Alberto Capella al frente de la Secretaría de Seguridad Publica y el de Montes de Oca, al frente de la Fiscalía General de Quintana Roo.

Cabe señalar que en 2019 Mara Lezama se entregó de brazos abiertos ante las presiones del gobernador para alienarse con el mando único en Benito Juárez, situación que provocó el caos reciente ante la falta de una cadena de mando eficiente donde los únicos responsables son Alberto Capella y Santamaría, ambos oriundos del estado de Morelos y compinches.

Sin embargo, destaca el papel político de Laura Beristain que nunca aceptó entregar el mando de la policía municipal de Solidaridad a Alberto Capella y después de la traición del Comandante Martín Estrada que se alineó al mando único e inclusive ayudó a operar el fraude electoral de Lili Campos para el pago de votos, situación que devino en su destitución y la llegada de Jorge Robles como encargado de despacho de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Solidaridad, un incondicional de la presidente como señal de no aceptar el mando único.

Cabe puntualizar que Carlos Joaquín operó durante los últimos meses de transición de Cristina Torres al frente del Municipio de Solidaridad para absorber el C4 de Solidaridad hacia la policía estatal de Quintana Roo y dejar a Laura Beristain sin ese importante órgano para el control de la seguridad pública municipal, situación que fue denunciada por la edil en su momento en 2018.

El 14 de mayo de 2019, el gobernador Carlos Joaquín intentó tomar por la fuerza el mando policíaco en Solidaridad según documenta La Jornada Maya:

“Ante la situación de emergencia que se vive en el municipio de Solidaridad en el uso de las facultades que me otorga la Constitución y las leyes de la materia he tomado la determinación de asumir el mando de la seguridad pública y tránsito municipal de Solidaridad de manera temporal”.

Por su parte Laura Beristain declaró lo siguiente el mayo 14 de 2019:

“Acusa Laura “usurpación de poderes”

“El día de hoy fue emitido un decreto por parte del gobernador donde inconstitucionalmente arrebata el mando de la policía municipal, lo que es evidentemente un golpe de Estado”, dijo la alcaldesa de Solidaridad.

“Casualmente se da en pleno proceso electoral y buscan una vez más violentar el estado de derecho y el funcionamiento de las instituciones”; aseguró que en Solidaridad se está trabajando y que en el tema de seguridad mantiene reuniones diariamente con la Marina, el Ejército y la policía municipal “que es lo que nos corresponde”.

Recientemente el área de comunicación social compartió el siguiente comunicado de prensa que deja en claro que en Solidaridad nunca se aceptó la imposición del mando único, aunque diplomáticamente se prioriza la coordinación entre los diferentes órdenes de gobierno.

Pese a no estar adherido al Mando Único, Solidaridad privilegia el trabajo coordinado entre los tres niveles de gobierno: Laura Beristain

El Municipio de Solidaridad, aunque no está subordinado al Mando Único -el Artículo 115 constitucional dicta que es facultad del municipio hacerse cargo de su policía-, la presidenta Laura Beristain Navarrete está convencida de que las tareas de seguridad y los retos que ello conlleva, no pueden resolverse de manera aislada, sino por el contrario, requieren del trabajo coordinado y de la suma de esfuerzos de todos.

“La seguridad de todos sus habitantes es primero, para ello, se suman esfuerzos entre los tres niveles de gobierno para garantizar la paz social y el combate efectivo a la delincuencia”; dijo. Y explicó que las responsabilidades encomendadas a la policía municipal preventiva son irrenunciables, pues por mandato constitucional recaen en el ámbito de competencia de la autoridad municipal, quien será la encargada de velar por la tranquilidad de sus habitantes”, reflexionó.

Recordó que no adherirse al Mando Único, fue resultado de diversos factores, uno de los principales: por recomendación del entonces Secretario de Seguridad Pública Federal, quien no veía el mando único como una solución a los retos de seguridad pública en nuestro país, puesto que en los lugares donde se implementó, no se observaron resultados tangibles de su eficacia.
Pese a no estar en este esquema propuesto por el Gobierno del estado, desde el primer día de su administración se ha trabajado de manera coordinada con la policía estatal, y con todas las fuerzas del orden federales apostadas en el municipio.

Los esfuerzos se orientaron a un fuerte esquema de capacitación policial con cerca de 100 cursos y talleres, muchos de ellos en materia de Derechos Humanos, para brindar un entorno seguro a las familias solidarenses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s