Rebrotes de coronavirus ¿Por qué las celebraciones familiares son tan peligrosas?

Realidades.- Rebrotes de coronavirus ¿Por qué las celebraciones familiares son tan peligrosas?

Los rebrotes locales suelen producirse después de fiestas o grandes celebraciones familiares: reuniones sociales en salas cerradas o incluso parcialmente al aire libre. Conversaciones animadas en el círculo de parientes, amigos y confidentes. Beso aquí, abrazo allá. Celebrando juntos, cantando, bailando. Todos estos son rituales muy apreciados que hacen que nuestras vidas valgan la pena y que algunos no quieran prescindir de ellos, ni siquiera en tiempos de pandemia.

Anhelo de estar en comunidad

En principio, los grupos de infección podrían detectarse en todo el mundo. Entre esos “eventos de superdispersión” figuran la acumulación explosiva de infecciones después de los servicios religiosos, visitas a clubes o los cursos de zumba en Corea del Sur, después de las fiestas de après-ski en Ischgl (Austria), después de las celebraciones de carnaval en Gangelt (Renania del Norte-Westfalia) o después de festivales de la cerveza en Baviera; el patrón de esos eventos de superdispersión del coronavirus es similar: hay una ocasión en la que se producen docenas de infecciones y luego cientos de casos posteriores.

Aunque los grandes eventos siguen estando prohibidos en muchos países, en algunos pubs o en fiestas privadas las normas de distancia exigidas no se observan siempre. La gente busca el contacto social, amigos y parientes, eventos deportivos y culturales o celebraciones tradicionales. La Navidad y la Nochevieja no están muy lejanas. Al fin y al cabo, todos queremos recuperar nuestra antigua vida. Pero si la vida social se vuelve a trasladar a los interiores en las próximas semanas debido al frío del invierno, la probabilidad de que se produzcan focos de infecciones locales aumentará.

¿Cómo se convierte uno en un superdifusor?

La epidemiología se refiere a una persona infectada que infecta a un número particularmente grande de personas como un “superdifusor”. La persona no puede evitarlo: cualquier persona infectada puede convertirse en un superdifusor si ha tenido contacto con muchas personas en el momento equivocado. El momento es también crucial, porque una persona infectada puede ser al parecer muy contagiosa incluso antes de que aparezcan los primeros síntomas. Durante esta fase, la carga viral en la garganta parece ser particularmente alta.

Sin embargo, muchas personas infectadas no tienen ningún o casi ningún síntoma y, por lo tanto, ni siquiera se dan cuenta de que se han infectado y son ellas mismas contagiosas. Además, algunas personas parecen propagar los virus más y durante más tiempo que otras. Esto puede deberse a su sistema inmunológico o a la distribución de los receptores del virus en su cuerpo.

Calculando el riesgo

El grado de severidad de las restricciones depende en gran medida del número de nuevas infecciones. El factor decisivo en este caso es el llamado factor de reproducción R, que indica el número medio de personas infectadas por una persona infectada. Un valor R de 2 significa que una persona infectada infecta a otras dos personas. El objetivo de las restricciones de contacto es, por lo tanto, mantener este número lo más bajo posible, en el ideal de los casos por debajo de 1.

Sin embargo, además del valor R medio, el denominado factor de dispersión K también es decisivo, ya que indica la frecuencia con que se produce una enfermedad y dónde pueden formarse agrupaciones. También en este caso es mejor un valor K lo más bajo posible, ya que la dispersión es menor y la propagación de la infección puede limitarse a unas pocas o incluso a una sola persona.

¿Qué significan los hallazgos?

El hecho de que la mayoría de las personas infectadas sólo infecten a unos pocos, si es que lo hacen, pero que unos pocos superdifusores infecten a una gran cantidad de personas es, en primer lugar, una muy buena noticia, porque las medidas de protección pueden ser controladas de una manera mucho más específica. En la mayoría de los países se busca restringir los posibles grupos de infección locales y evitar otro cierre a gran escala con todas las consecuencias económicas y sociales.

En vista del rápido aumento de las cifras de infección, muchos países ya han frenado la flexibilización de las restricciones para las reuniones, por ejemplo. Algunos países ya están en un segundo encierro (como Israel) o han acordonado las zonas especialmente afectadas (como algunas zonas de Madrid).

Evitar los “eventos de superposición”

Para el control de la enfermedad, es difícil identificar y aislar a los superpropagadores individuales del virus, especialmente cuando los infectados muestran pocos o ningún síntoma. Sin embargo, es posible controlar las circunstancias que favorecen un evento de superdifusión. Si se porta mascarilla en reuniones familiares como debe ser, y se observa la higiene y la distancia, las sociedades no tienen necesariamente que volver a “cerrarse” completamente. Incluso en la temporada de resfriados y gripe, los negocios, tiendas, escuelas, guarderías, etc. podrían permanecer abiertos y nos ahorraríamos consecuencias económicas y sociales aún más dramáticas.

Y si hay un nuevo foco de infección en algún lugar, entonces todas las personas de contacto deben ser localizadas tan pronto como sea posible y aisladas inmediatamente hasta que el resultado de la prueba sea negativo. Japón, por ejemplo, no sólo ha tenido éxito en la contención de la propagación del virus con este método, sino que también ha podido evitar un cierre drástico.

El comportamiento social del individuo es lo que cuenta

Ciertamente, los responsables políticos y sociales pueden prohibir estos grandes eventos o seguir flexibilizando la vida, pero todo depende, en definitiva, del comportamiento social de cada individuo.

No hay que olvidar, sin embargo, que la gran mayoría de la gente se esfuerza por observar las reglas: llevar mascarilla, la higiene y la distancia – para protegerse a sí mismos, pero sobre todo para proteger a los demás.

Y esta abrumadora mayoría también entiende que los posibles eventos de superdifusión del coronavirus deben ser prevenidos, incluso si esto significa la renuncia. A pesar de todas las restricciones, es posible al menos un cierto retorno a la normalidad hasta que se encuentre un medicamento o una vacuna contra el SARS-CoV-2.

Fuente: DW

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s