La meliponicultura: una práctica en pro de la reforestación y la economía sostenible

Realidades.- En Colombia crece el interés por esta actividad que parece prometer beneficios económicos para las comunidades, además de complementar estrategias de conservación de los bosques.

La meliponicultura es la crianza de abejas meliponas o abejas sin aguijón, nativas de bosques tropicales, que a diferencia de la apicultura, en esta práctica no se trabaja con una o dos especies sino con cientos de especies diferentes. Según Germán Lotero, ingeniero agrónomo y meliponicultor en Colombia, quien trabaja con abejas desde hace aproximadamente 43 años, hay un inventario de alrededor de 120 especies en el país. A pesar de que esta práctica en el país se está descubriendo apenas, es una actividad ancestral que desarrollan desde hace mucho tiempo los campesinos y los indígenas.

Las abejas además de ser una de las especies polinizadoras más importantes del mundo y un animal que brinda seguridad alimentaria, se ha convertido en una aliada clave en la estrategia de conservación de los bosques. Para Lotero, la meliponicultura es una actividad que no solo beneficia al ser humano sino que también trae beneficios para la naturaleza, pues “su proceso de polinización permite que los bosques continúen existiendo y garantiza de una u otra forma calidad de vida para muchas familias”.

Para el Neotrópico se estiman 33 géneros con aproximadamente 400 especies de meliponinos, distribuidas desde México hasta Argentina y algunas islas del Caribe; desde cero hasta aproximadamente 4000 msnm (Camargo y Pedro, 2013).

Melipona  costaricensis ( antes Melipona eburnea). Nombre común: Boca de sapo, sapita, Ala,sapa,ala,guare.
Melipona costaricensis ( antes Melipona eburnea). Nombre común: Boca de sapo, sapita, Ala,sapa,ala,guare. / Meliponas de Colombia

La deforestación se ha convertido en un problema realmente difícil de combatir debido a los intereses económicos detrás de esto, sin embargo, la meliponicultura se ha presentado como una alternativa económica para algunas comunidades del país, pues resulta más rentable criar abejas sin aguijón y aprovechar la producción de miel, propóleo y cera, que cortar un árbol. Además, las ventajas de esta práctica son varias, como por ejemplo el bajo costo de implementación, mantenimiento, equipos e insumos y la sostenibilidad ambiental. Por esta razón, muchos campesinos se han convertido en protectores del bosque y de las abejas.

Fuente: El Espectador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s